Quienes Somos

En 1964, un grupo de empresarios panameños, decidieron constituirse en un organismo de expresión, inspirados en la Carta de Punta del Este , que establece como requisito básico en su Capítulo lo siguiente:

“Que las instituciones tanto en los Sectores Públicos como en los Privados, inclusive las organizaciones laborales, cooperativas e instituciones comerciales, industriales y financieras, sean fortalecidas y mejoradas para la creciente y eficaz utilización de los recursos nacionales”

Estos empresarios, conscientes de la necesidad de que el Gobierno pudiese a través de las consultas previas de los programas gubernamentales llevar a cabo acciones cónsonas con la realidad nacional, decidieron adoptar una posición común, reafirmar la unidad de propósitos y crear un organismo central que permitiese al gobierno, la consulta institucionalizada con el sector privado a través de un sólo vehículo de expresión.

Inicialmente participaron como miembros ex-oficio del Consejo, el Director de Planificación de la Presidencia de la República, hoy convertido en Ministerio de Planificación y el Sector Laboral, en la convicción de que la Empresa privada debe su existencia tanto al capital como al trabajo. Lo mismo era necesario contar con la presencia de la institución coordinadora del esfuerzo público frente a la tarea mancomunada del desarrollo económico de la nación panameña.

Fue en julio de 1964, en la ciudad de Panamá, que el Consejo Nacional de la Empresa Privada , CoNEP , apareción en el panorama panameño. Fueron los presidentes de asociaciones y sociedades que lo suscribieron conscientes de que el Estado panameño, no debe ni puede llevar a cabo con éxito el desarrollo de nuestro país si la participación necesaria e indispensable de sectores no gubernamentales, para preservar la existencia en Panamá de un régimen de libre empresa.

Esto impone el sector privado la ineludible obligación de movilizar todos sus recursos materiales y humanos para que el desarrollo económico, como motor fundamental del progreso social de nuestro país, sea resultante de una acción equilibrada y coordinada de todos los factores que lo han hecho posible en otros países más avanzados, de manera que la acción panameña aprenda de las experiencias de las sociedades que en sudor y tragedia llegaron a mejores condiciones de vida, y poder alcanzar estos mismos resultados dentro de un marco de coordinación efectiva en paz y tranquilidad social.

Los empresarios panameños tienen que intervenir en ese proceso, conscientes de su responsabilidad, para que el bienestar alcance a toda la comunidad y adquiera, por tanto, el pleno sentido y significado de cuanto se pone al servicio del ser humano.

Por tales razones y propósitos, se constituyó el Consejo Nacional de la Empresa Privada y las personas que lo fundaron Representanes autorizados de organizaciones de hombres de negocios y profesionales aspiraron a consolidar en él preocupaciones e inquietudes ya vividas y a coadyuvar con el gobierno en la ingente labor de planificar y llevar a la realidad todo lo necesario para el desarrollo integral de Panamá.

Toca al gobierno y ala iniciativa privada programar sus propias actividades en la medida y en el campo que corresponde a cada uno, de manera que el progreso socio-económico se logre con la armónica cooperación de todas las instituciones que pueden y deben hacerlo.

El Consejo Nacional de la Empresa Privada no ha variado su estructura doctrinal en la que fue concebido, y en ese sentido siempre ha puesto de manifiesto su interés y firme convicción de que sólo con el entendimiento y participación de la planificación de la política socio-económica del país, se ha de lograr coordinar constructivamente acciones para el desarrollo socio-económico de Panamá. El Consejo Nacional de la Empresa Privada mantiene los objetivos filosóficos que lo conforman y hace énfasis en la Declaración de Principios, reformuladas al momento actual, los cuales establecen:

Principio De Institucionalización:

El Consejo considera que, para el estabilidad de la humanidad, es necesario el predominio y mantenimento de las instituciones democráticas más caras al hombre. Los hombres nacen, viven y mueren. Las instituciones quedan y perdura, ofreciendo el grado de estabilidad que necesita la humanidad para afrontar los cambios de la época moderna. Este principio es necesario tanto a nivel del sector privado como a nivel del sector público. Expresamos nuestra intención de luchar para modernizar y agilizar estas instituciones de manera que estén siempre al servicio del hombre.

Del Principio De Participacion:

En la época moderna, el hombre lucha por participar en los diversos órdenes de la vida de sociedad. Por ello, el CoNEP reafirma su fe en el principio de la mayor participación del hombre y del ciudadano en las decisiones que deben moldear su propio destino. Esta participación debe ser genuina, directa y de la empresa, de la iglesia y de la familia.

Del Principio De Desarrollo:

El CoNEP reafirma su creencia en el principio de que la labor empresarial no debe dirigirse sólo al crecimiento económico sino, al desarrollo económico y social del país a todos los niveles.

Del Principio Del Respeto A La Inciativa Individual Del Hombre Y La Mujer:

El CoNEP reafirma su convicción en el principio de la libre empresa y reconoce que esta libertad está condecorada por el logro del bien común.

Del Principio De Nacionalismo Y De La Panameñidad:

El CoNEP considera que con la perfección de los medios de omunicación, el nacionalismo tiene también que modernizarse. Ser nacionalista genuino y ser panameño de verdad, es exigir que nuestro país participe plenamente en todas las acciones que afecten los destinos de la patria, a la vez que abre las fronteras al mundo en cumplimiento del lema: "Pro Mundi Beneficio"

Del Principio Del Mejoramiento Humano:

El CoNEP considera que todo es en vano si nuestros esfuerzos, nuestras luchas, nuestras instituciones, nuestras empresas y nuestras familias, noestán orientados al logro y mejoramiento de la calidad de vida del hombre panameño y de la sociedad en general.

Del Principio De La Libertad:

Las instituciones para ser funcionales deben garantizar y respetar todos los órdenes de libertad de los hombres. La libertad a todos los niveles es un derecho que el hombre tiene la obligación de conquistar y defender. Las libertades de expresión, de reunión, de empresa, de educación y de religión, entre otras son condiciones, sine que non para la participación del CoNEP en todas las actividades nacionales.

Del Principio De La Unidad Nacional:

La unidad naconal sólo sólo es posible si los panameños gozamos de todas las libertades fundamentales, si tenemos instituciones sólidas y modernas y si nos consideramos todos participes de las grandes decisiones nacionales.